Contaminación lumínica, un problema serio

 

La contaminación lumínica es un término que lamentablemente, está cada vez más presente en los medios de comunicación. En los últimos años ha aumentado una barbaridad en casi todo el planeta y España no iba a ser menos.

 

Recuerdo cuando era joven que se veía el cielo estrellado casi desde cualquier parte si te alejabas un poquito de la ciudad. Con el paso de los años, ese poquito se ha convertido en mucho y me temo que dentro de unos años será... Por mucho que te alejes de la ciudad no tendrás cielos oscuros.

 

Cuando salgo a ver las estrellas, normalmente me alejo unos 20 o 25 km de Salamanca y la gente me pregunta el porqué. ¿Que por qué no me valen con un par de kilómetros?

 

La respuesta es que incluso alejándome esa distancia y estando el pueblo más cercano a 5 km, tengo mucha contaminación lumínica. Como muestra os dejo esta foto de 360º donde podéis ver el aspecto de cielo.

 

Este es el aspecto del cielo a 23 kilómetros de Salamanca.

Y lo peor no es que la contaminación lumínica de Salamanca ocupe gran parte del cielo hasta unos 40º de altura. Lo peor es que incluso estando a 185 kilómetros de Madrid, la contaminación lumínica de la capital de España se ve y llega a una altura de más de 15º

 

Con todo ello, tenemos que dar "gracias" ya que en otros países, ni si quiera tienen un sitio tan oscuro como el que tenemos aquí. Por ejemplo en Italia, no hay ni un solo lugar con un cielo tan "oscuro" como este.

 

Por eso, tenemos que concienciarnos y hacer ver a las autoridades que hay que tomar medidas para no ir a peor.

 

Digo porque creo que el cielo es un regalo de la naturaleza y debemos conservarlo. En mi humilde opinión, prefiero que los monumentos de las ciudades se apaguen por la noche para dejarnos ver las estrellas, "el otro monumento celeste" ya que al menos, todo el mundo puede disfrutar de los monumentos por el día, pero no así de las estrellas.

 

Y no digo esto como astrónomo, (que también influye y muchísimo) , sino como persona que le gusta disfrutar de la naturaleza y que cree que cada cosa tiene un momento y un lugar.

 

 

 

La contaminación lumínica, como su nombre indica es contaminación. Osea algo malo. Si hablo de la contaminación de los coches, se sabe que es algo malo para la salud. Pues lo mismo ocurre con la contaminación lumínica, que además de privarnos de las maravillosas cosas del cielo, también es perjudicial para millones de especies animales y aunque no lo creáis, también es perjudicial para el ser humano.

 

 

 

Uno de los aspectos en los que perjudica al ser humano es en los trastornos del sueño, a que la luz artificial influye de manera directa en nuestro organismo. Se ha demostrado que personas que viven en entornos sin luz artificial, duermen más, descansan mejor y cuando se levantan están menos cansados y rinden mejor.

 

La gran mayoría de la iluminación en las ciudades se realiza con lámparas de sodio, que son esas de color medio anaranjado (color cálido). Aunque parezca casualidad, el color no está puesto así porque sí. Se utiliza ese color porque es menos agresivo para nosotros. Pues para colmo, ahora está de moda poner LED en las ciudades y pueblos.

 

La luz LED blanca es de lo peor que hay para el ser humano, ya que el tipo de luz que tiene (luz fría) agrava enormemente los trastornos del sueño y afecta mucho más directamente a los animales. Y no solo de la ciudad, también a los animales que viven lejos de ellas. Y ya no os cuento nada de las aves y las alteraciones de los hábitos y migraciones.

 

Y tengo que decir para los que piensen que se ahorra energía con los LEDS es que es mentira, ya que el LED , aunque es muy potente, es una luz muy directa e ilumina una zona mucho más pequeña, por lo que hay que poner más bombillas para iluminar la misma zona. Y el supuesto ahorro de luz lo perdemos porque hay que poner más cantidad de luminarias.

 

Otro problema de las farolas de leds en las ciudades es que al dar mucha más potencia y se más directa que las de sodio, es que deslumbran mucho más al usuario. Podéis hacer un experimento en casa. Mirar directamente a una farola de socio que tengáis cerca y hacer lo mismo con una de leds, veréis cual os molesta más.

 

Y el problema no es que moleste, sino que al deslumbrar, hace que nuestras pupilas se cierren y perdamos contraste entre las zonas oscuras y las iluminadas. Eso conlleva que si hay un atracador que quiere robarnos, secuestrarnos o violarnos, lo tiene bastante más fácil con la luz LED que con la de sodio.

 

 

Para los que les guste el dinero o lo entiendan mejor así, decir que la contaminación lumínica, tal y como la tenemos en España, supone un derroche enorme entre 700 y 1200 millones de Euros, que bien podían ser invertidos en otras cosas.

 

 

 

En resumen, no estoy diciendo que quitemos todas las farolas, sino que dejemos lolamente las necesarias. Quitemos monumentos, carreteras y circunvalaciones fuera del casco urbano, iluminación de edificios y hoteles, etc.. Otra medida a tomar es que las farolas tengan la luz adecuada (color cálido)  y nada de led, o si ponemos led, bajar la potencia a un 40% y cambiar la temperatura de color de blanco a cálido. Y por último, por favor, usemos la luz con conocimiento. Apuntando al suelo, nuca al cielo, que por mucho que apuntemos las farolas  al cielo, no se va a ver mejor Venus. Las luces tienen que estar orientadas al suelo con una amplitud máxima de 120º y nunca por encima del horizonte.

 

 

A la derecha, una imagen tomada en un barrio a las afueras de salamanca con la misma exposición e ISO que la que he puesto más arriba. Con ello podeis comparar la cantida de contaminación lumínica.

 

Abajo os dejo unos mapas de la distribución de la contaminación lumínica en parte de europa, Estados Unidos y Autralia.

¿Y qué pasa con Canarias?

Pues, en contra de lo que casi todo el mundo suele pensar, en las islas canarias hay más contaminación lumínica que por ejemplo en la zona sur de Salamanca.

En Gran Canaria , Tenerife o Fuerteventura no hay ninguna zona en la isla que baje del nivel verde y solamente se libran la isla del Hierro y una pequeña parte de La Palma donde se encuentra el observatorio Roque de los Muchachos.

Nosotros en Salamanca, pasando "vecinos" ya tenemos mejor cielo que en Canarias.

Escribir comentario

Comentarios: 0