El gran cometa de 2020 (NEOWISE)

C/2020 F3 (NEOWISE) o Cometa NEOWISE es un cometa de largo período con una órbita casi parabólica descubierto el 27 de marzo de 2020 por astrónomos durante la misión NEOWISE del telescopio espacial Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE). Cuando se descubrió, tenía magnitud +18, pero en poco más de 3 meses nos daría un buen espectáculo, llegando a ofrecer una magnitud +0.8.

 

Ha sido uno de los cometas más brillantes del hemisferio norte desde el cometa Hale-Bopp en 1997. Se ha podido ver a simple vista durante la mayor parte de julio de 2020.  Los primeros días de Julio, incluso fue visible sin dificultad desde las grandes ciudades.

 

El cometa NEOWISE es un cometa de un tamaño de unos 5 km de diámetro y tiene un período orbital de unos 6800 años (antes del perihelio era de unos 4400 años) y el 3 de Julio se acercó a una distancia del Sol de 0,29 UA (43 millones de km). Su aproximación más cercana a la Tierra ocurrió el 23 de julio de 2020, a una distancia de 0,69 UA (103 millones de km) mientras se encontraba en la constelación de la Osa Mayor.

Antes del perihelio solo se pudo observar desde el hemisferio sur, desde donde lo estuvieron siguiendo hasta el día 10 de Junio, cuando se perdió entre la luz del alba. En ese momento contaba con una magnitud de +7.  Mostraba una coma de color verde  y se llegaba a intuir una pequeña cola de iones de color azulada. 

Después de ese día estuvo oculto tras la cegadora luz solar hasta que se recuperó brevemente gracias al telescopio espacial SOHO. Usando el  coronógrafo, pudo ver el cometa  pasando cerca del Sol y nos ofreció a los astrónomos una oportunidad de ver la "salud" del cometa , unos días antes del perihelio. Gracias a ello, pudimos ver que el cometa seguía aumentando de brillo según lo previsto y que posiblemente apareciera unos días después rondando la magnitud +1 en el cielo del amanecer del hemisferio norte.

 

Entre el 22 y el 27 de junio estuvo visible en las imágenes del SOHO y después se volvió a perder.

 

Astrónomos de todo el mundo estábamos expectantes por la reaparición y muchos salimos al campo los días previos al perihelio para intentar ver el cometa reaparecer.

La alegría llegó la madrugada del 1 al 2 de Julio, cuando Óscar Martín, recuperó el cometa desde Salamanca, España. Era la primera vez que se observaba y fotografiaba el cometa desde el hemisferio norte. A penas se veía como un puntito y una pequeña cola blanca, pero fue suficiente como para ver que, efectivamente, el cometa iba a ofrecer un bonito espectáculo. Además, la cola mostraba que la parte central justo detrás del cometa, tenía una especie de sombra. Algo que lo llevaría a hacer característico en los siguientes días.

Primera fotografía de la reaparición del cometa el 2 de  Julio de 2020 a las 03:56 UT. Foto de Óscar Martín (Startrails)

Al día siguiente, el 3 de Julio el cometa se encontraba en el punto más cercano al Sol de su órbita. Y también Oscar Martín pudo observarlo y fotografiarlo. A diferencia del día anterior, si que hemos podido ver a simple vista el cometa, sin necesidad de telescopio o prismáticos. En los días siguientes, el cometa fue visto por más observadores en todo el mundo. El cometa iba ganando altura y alejándose del Sol, por lo que la visión del mismo, mejoraba mucho de un día para otro. 

Esos días nos ofreció todo un espectáculo al amanecer, ya que se encontraba relativamente de las Pléyades y el planeta Venus. La verdad es que tuvimos una hermosa estampa al amanecer.

 

A partir del 9 de Julio se podían distinguir dos colas, la de polvo que nos ha acompañado durante la reaparición y una hermosa y larga cola de iones de color azulada. A partir de ese día, las  observaciones y fotografías ya eran de otro nivel. El cometa se había hecho viral y acaparaba las portadas de numerosos medios internacionales. Se convertía entonces en uno de los cometas más observados de la década. El brillo del cometa que lo hacía fácilmente visible y su gran tamaño aparente el el cielo, lo hacían un blanco fácil para miles de fotógrafos, que retrataron el espectáculo durante la mayor parte de Julio. Además, al coincidir con Luna nueva, se ha podido ver durante varios días sin interferencias de la luz reflejada de la Luna.

Pero el espectáculo no podía ser eterno, y según pasaban los días el cometa iba perdiendo brillo rápidamente.

La forma y brillo del cometa iban cambiando, además de perder brillo, se empezó a formar una coma alrededor del núcleo de color verde, que indicaba inequívocamente la disminución de brillo del cometa. También se vieron cambios en la morfología de las colas del cometa. La de polvo se iba abriendo y aparecían estrías al final de la misma, mientras que la de iones cobraba protagonismo mostrando detalles en la misma  y ganaba longitud.

 

Gracias a que el cometa se estuvo "paseando" en los alrededores de la constelación de la Osa Mayor, hizo muy fácil su localización para los ojos no expertos.

La cola de polvo y la de iones, llegaron a medir más de 20º, con lo que ocupaban buena parte del cielo. Era impresionante ver el cometa con tus propios ojos y ver que tenía un tamaño tan grande!

A partir del 23 o 24 de Julio, el cometa ya había bajado a magnitud +4 y solamente se podía ver a simple vista desde cielos rurales y oscuros. Además, esos días, la Luna comenzaba a aparecer en el cielo del atardecer, dificultando aún más la observación del cometa a simple vista. Aún así, se seguía observando si tenías buena vita, y tanto con telescopio como con prismáticos y cámaras fotográficas seguía siendo visible en relativas buenas condiciones. 

 

Todo lo bueno se acaba y finalmente este cometa dejará de ser visible a simple vista, para estar solamente al alcance de telescopios. Pero sin duda, nos habrá dejado un bonito recuerdo en nuestras retinas y miles de fotografías impactantes que nos recuerdan lo bonito que puede llegar a ser el universo. 

 

El cometa, actualmente, se está alejando de nosotros hasta una distancia de 710 veces la distancia de la Tierra al Sol (unos 106.213.870.000 kilometros). Su próxima visita será dentro de unos 6800 años.

Hasta siempre NEOWISE!

Para finalizar os dejamos una foto del cometa y otra de la Luna, tomadas con el mismo equipo y el mismo día, para que comparéis el tamaño visual de ambos objetos y así os deis cuenta de lo grande que se vio. Las fotos de ambos objetos fueron realizadas el 22 de Julio, cuando el cometa ya empezaba a perder brillo y a verse más pequeño.

Escribir comentario

Comentarios: 0